Atacaron a testigo en el juicio a tres represores del Primer Cuerpo

El testigo y querellante Mario Galvano fue atacado por el hijo del represor Carlos Sánchez Toranzo. Lo golpeó y lo insultó por su participación en el juicio que se les sigue a tres represores del Primer Cuerpo de Ejército. El ataque sufrido por Galvano se suma a la desprotección que padecen los testigos que participan en juicios contra los genocidas. El ejemplo más aberrante es la desaparición hace ya casi dos años de Jorge Julio López.  por ANRED

Hace minutos fue atacado Mario Galvano, testigo y querellante en el juicio que se lleva adelante contra los represores Alberto Pedro Barda, César Comes y Rafael Hipólito Mariani, jefes de subzonas del Primer Cuerpo de Ejército.

Galvano fue atacado en la esquina de su casa, cerca de las calles Bolívar y Estados Unidos de la Capital Federal.  Como señalaron desde la Asociación de Ex Detenidos- Desaparecidos (AEDD) a ANRed, el atacante no sería otro que el hijo del represor Carlos Sánchez Toranzo.  El agresor de Galvano le arrancó los anteojos y no dejó de insultarlo y golpearlo hasta que los vecinos lograron terminar con la golpiza.  Los insultos estaban claramente relacionados con el juicio que arrancó hace diez días y en el que Galvano ya declaró como ssobreviviente del centro clandestino de detención conocido como Mansión Seré.

En este momento, Galvano se encuentra junto a los vecinos radicando una denuncia por el ataque del que fue víctima.  Esta agresión no es la primera que sufren los testigos, varios fueron amenazados, golpeados, secuestrados por horas.  Pero, sin lugar a dudas, el ejemplo más aberrante de la desprotección a la que están sometidos es la desaparición de Jorge Julio López, hace ya casi dos años.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *